Buscar en este blog


La balanza

⊆ 3:26 by Román Carcagno | ˜ 1 comentarios »

Llegado el día el Dios Viviente soplo los polvos y le devolvió los cuerpos a los hombres.
Armo su balanza y comenzó a juzgar.
Al desfilar los hombres frente a la balanza esta se inclinaba y los hombres eran arrojados al abismo.
Horizontes enteros eran arrojados al abismo.
Al llegarle el momento, un hombre al ver que la balanza se inclinaba frente a él decoró su rostro con el terror que expresan los individuos frente a su muerte. Al ver su terror Dios le dijo:

- No temas, la balanza te favorece.

 

Rico sin pobre, Pobre sin rico

⊆ 3:25 by Román Carcagno | ˜ 0 comentarios »

En un pueblo de la antigüedad los ricos y apoderados se encerraban en sus casas con el fin de dominar todo desde adentro. Crearon su moneda, imponían las leyes y los Impuestos.
Los pobres, hartos de su situación, resolvieron tomar sus pocas pertenencias y junto a sus hijos mudarse a otro territorio con el fin de formar una comunidad unida, donde lo ajeno no fuesen sus casas ni sus vidas.
Los pobres fueron menos pobres, los ricos ya no lo fueron.

 

Muerte

⊆ 3:25 by Román Carcagno | ˜ 0 comentarios »

Noche de vientos grises y hojas de otoño
se cruzaron
y vieron sus rostros espantados
decorados de ignorancia
por una noche no deseada de pasajes
y malos caminos
Presa de sus destinos se hicieron las
ignoradas
y se vieron apresuradas las parcas al
comprender su muerte.

 

Ubicuo

⊆ 3:24 by Román Carcagno | ˜ 0 comentarios »

De la tierra al universo y del universo a la escases.
Conozco la luz porque forma parte de mi y yo soy parte de ella. La recorro porque habito el cansado universo. Soy cielo al amanecer pero ya oscurezco porque silenciosamente soy noche en este instante. No recuerdo quien soy pero soy quien quiero ser.
Podré caer al infinito y morir y ver mi mente porque la muerte me es ajena.
Yo seré donde vos, no existe privacidad que me prive.
Puedo sentirte y conocerte tanto como explorar tu dolor y pensamiento.
Habito tanto en la muerte como en tu cuerpo y caigo donde no hay fin y no hay caída.

 

Y los reyes van cayendo

⊆ 3:24 by Román Carcagno | ˜ 0 comentarios »

Llegado el momento el Hombre se canso de ser maltratado, junto un puñado de hombres y comprendió la marcha. Los rumores se desparramaron y no tardaron en despertar en la gente el sentimiento de liberación. El grito de libertad retumbó en el viento.
Llegaron como ladrones, se infiltraron, se multiplicaron. Al atardecer el rey había caído.
La sangre inundaba las calles y los niños jugaban con las armas de los muertos lejos de toda razón.
Algunas mujeres lloraban sus muertos, el resto cerraba sus puertas al avance del gentío que se desparramaba impaciente y expectante.
El Hombre llegó hasta el trono, se sentó y comprendió que ya no era el sino el otro.
El pueblo sangró en sus armas y sufriría su dedo.
Al llegar a la habitación del rey se convirtió en su enemigo e hizo justicia.
A la mañana siguiente encontraron el cadáver en la habitación.

 

Quien no sabe que abre la puerta

⊆ 3:22 by Román Carcagno | ˜ 0 comentarios »

Podre decir que estaba perdido o que ella me devolvió al verdadero lugar. Lo maravilloso es ver como ella ignora lo que logra.
De esta forma ya no importa si no es mia, solo importa lo que sana.

 

Loco de atar

⊆ 3:21 by Román Carcagno | ˜ 0 comentarios »

Tras largos y en vanos años de terapia el viejo Tadeo seguía insistiendo que no soportaba la mirada del mundo sobre su piel, por lo que lo llevó en un momento de inconsciencia a querer arrancarse la piel con una pinza.