Buscar en este blog


La balanza

Llegado el día el Dios Viviente soplo los polvos y le devolvió los cuerpos a los hombres.
Armo su balanza y comenzó a juzgar.
Al desfilar los hombres frente a la balanza esta se inclinaba y los hombres eran arrojados al abismo.
Horizontes enteros eran arrojados al abismo.
Al llegarle el momento, un hombre al ver que la balanza se inclinaba frente a él decoró su rostro con el terror que expresan los individuos frente a su muerte. Al ver su terror Dios le dijo:

- No temas, la balanza te favorece.

 

0 Responses to La balanza