Buscar en este blog


Loco de atar

Tras largos y en vanos años de terapia el viejo Tadeo seguía insistiendo que no soportaba la mirada del mundo sobre su piel, por lo que lo llevó en un momento de inconsciencia a querer arrancarse la piel con una pinza.

 

0 Responses to Loco de atar